Quería todo de arriba

Se pasó de rata, influencer quiso cenar gratis y todo terminó en escracho

Con lo mal que la están pasando quienes trabajan en bares y restaurantes, esta persona no tuvo piedad, chapeó con sus seguidores en las redes pero mandaron a mudar

QPJ Zapping

Influencer quiso cenar gratis en un restaurante, los dueños la frenaron en seco y la escracharon en las redes. Ana y Quintín, los responsables del local gastronómico, publicaron en las redes de su restaurante "AQ", ubicado en Tarragona, España, que la instagramer les había propuesto un "canje", pero a ninguno de los dos les cayó bien el pedido que hizo la joven.

Una influencer de España  se puso en contacto con un restaurante en Tarragona para obtener un canje, es decir ella le hacía "publicidad gratis" en la red social Instagram a cambio de una cena sin costo, pero los dueños del local le enviaron un no rotundo.

"Vi su restaurante y me encantaría probarlo. Pensé que podríamos colaborar de una forma original y divertida. Consistiría en venir a probar el restaurante de forma gratuita y, a cambio, publicaría toda la experiencia, stories y posteos promocionando el restaurante, ¿qué les parece? Mil gracias", prometió la instagramer al local llamado AQ.

La respuesta no se hizo esperar y los empresarios gastronómicos Ana y Quintín contestaron: "Pues la verdad es que no hacemos publicidad en ningún medio desde hace 14 años. Que venga a comer a nuestro restaurante gratis y que nos publicite no nos parece que sea ni necesario ni positivo, seguramente atraerá a más personas a pedirnos gratuidades".

Así, desde la cuenta de Twitter de AQ, los dueños publicar la conversación el 7 de junio pasado, la cual ya tiene más de 22.000 "me gusta" y 3400 retuits.


Por otro lado, desde el restaurante indicaron que la mujer tuvo "falta de empatía" y pecó de "oportunismo". "En los 16 años del restaurante pasaron los mejores críticos del país y siempre opinaron (bien, por cierto) lo que les pareció y por supuesto pagando", agregaron los dueños del local.


"¿Qué pasaría si viniese y la comida fuera una basura? Sus seguidores se merecen una opinión libre, no cree?", se preguntaron, inquisidores, Ana Ruiz y Quintín Quinsac, quienes le dijeron al ElHuffPost que la influencer sólo tenía 18 mil seguidores y por lo que sospecharon que solo "quería cenar gratis con quien fuera, el sábado".


"No tenía nada de gastronomía. Era todo sobre cremas, productos y demás. Me sentó mal y le contesté. Me tomé mi tiempo para contestarle educadamente porque para mí era importante decirle lo que le quería decir", aseveró Quintín.

Días después, cuando el tema se vio reflejado en varios medios de comunicación del mundo, los dueños continuaron posteando divertidos tuits en su cuenta y obtuvieron tantas o más reacciones y respuestas, que si la influencer hubiera ido a comer gratis por una buena reseña, detalló Crónica.

Esta nota habla de:

Comentarios

Tucomentario

Nombre

Más de Zapping

¿Quiere recibir notificaciones?
Suscribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante