Sociedad
Que se haga justicia

"Están destrozados, es una pesadilla total", dijo el papá de uno de los rugbiers detenidos

La frase pertenece al papá de Máximo Thomsen, uno de los 10 jóvenes detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa.

Los diez rugbiers permanecen detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa a la espera de ser indagados por la fiscal Verónica Zamboni. En ese contexto, sus familiares los visitan permanentemente en la Comisaría Nº 1 de Pinamar y de paso les llevan alimentos. Si bien predomina el hermetismo, se conocieron algunas frases de los padres sobre el aberrante hecho ocurrido en Villa Gesell que cobró trascendencia nacional.

Recién el miércoles pudieron tener contacto con ellos por primera vez. Allí se acercaron con prendas de vestir y algunos alimentos que pudieron consumir en el momento. Esa misma situación se repitió este sábado, por la tarde, en lo que fue la última visita previo a que el grupo de rugbiers sea trasladado el próximo martes a la Unidad N° 6 de Dolores, luego de que finalicen las ruedas de reconocimientos por parte de los testigos.

Según publicó Infobae, en esta segunda visita en comisaría, los rugbiers de Zárate dialogaron con sus padres. Los 10 están divididos en grupos de 5, distribuidos en los dos calabozos que tiene la dependencia. Se reunieron con ellos, les entregaron ropa, comida y pudieron hablar durante algunos minutos con ellos.

Las mamás y los papás de los jóvenes, quienes aguardan para ser trasladados al penal de Dolores, prefirieron no dialogar con la prensa mientras salían del destacamento policial de Pinamar. El único fue Marcial Thomsen, padre de Máximo, imputado como coautor del homicidio. "Están destrozados, es una pesadilla total", fue el único comentario que realizó el hombre a Télam al salir de la comisaría.


0Comentarios

Tu comentario

Nombre