Internacional
Muy fuerte

Se arrancó los ojos con las manos luego de pelearse con su novia

Un brasileño tuvo un ataque psicótico en Ciudad del Este y se autoflageló.

Una noticia estremeció a Ciudad del Este esta semana, al conocerse que un brasileño se arrancó los ojos con sus propias manos en lo que se cree que fue un ataque psicótico luego de pelearse con su novia.

Ugo Leonardo da Costa Jardim, de 34 años, es estudiante de medicina y nació en San Pablo, pero está en Paraguay cursando la facultad. Además, es un hombre religioso y antes del ataque había estado en la Iglesia confesándose, precisamente en la capilla San Blas.

Al salir, el hombre se paró en la avenida Oscar Rivas Ortellado y empezó a desnudarse. Sin decir nada, se arrodilló en el asfalto, levantó los brazos y se metió los dedos en el ojo izquierdo hasta que se lo arrancó de la órbita, para luego tirarlo a la vereda.

A continuación, y pese al extremo dolor, Da Costa Jardim hizo lo mismo con el ojo derecho y luego pasó a mutilarse los órganos sexuales: se intentó arrancarse los genitales. Fue ahí que los vecinos de la zona intervinieron para impedirlo. Luego llegó una ambulancia que lo trasladó al Hospital de Trauma de la capital esteña para atenderlo.

Julio César Sosa, titular de la Comisaría 1ª de Ciudad del Este, comentó a los medios locales que, según testigos, Ugo había estado un día antes por el lugar con su moto, que dejó en el estacionamiento de la capilla junto con su casco, su celular, un manojo de llaves, unos anteojos de sol y una billetera con documentos, 40 mil guaraníes y 100 dólares.

Federico Schrodel, uno de los médicos que atendió a Da Costa Jardim en el hospital, explicó: "Él llegó ya sin ambos globos oculares. Es la primera vez que vemos una automutilación, por lo doloroso que es. Lo extraño es que él no parecía reaccionar ante el dolor", señaló a la radio local AM 970.

Los bomberos que acudieron al llamado de emergencia relataron cómo lo vieron cuando llegaron al lugar: "Se notaba que no estaba ubicado en tiempo y espacio, no tenía aliento a alcohol. Ni se dio cuenta de lo que acababa de hacer; él creía que estaba haciendo compras ya que ni cuenta se dio que no podía ver. Fue muy rara la situación de esta persona. No sabemos si estaba bajo los efectos de alguna sustancia o si es que ya tenía alguna afección, algún problema psiquiátrico", aseguró Gumersindo Verdún al diario Crónica de Paraguay.

El hombre está recibiendo calmantes en su internación y le hicieron exámenes psicológicos y toxicológicos para tratar de resolver este misterio. La idea es que pueda volver a Brasil con su familia en el corto plazo.

Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre