Sociedad
Archivo

Este es el primer asesino serial argentino, la historia de Cayetano Grossi

El hombre violó a sus dos hijastras, tuvo hijos con ellas y los asesinó para que nadie descubra el horror de esta familia

QPJ SOCIEDAD

Violó a sus hijastras, mató a los cinco bebés que tuvo con ellas y murió ejecutado: Cayetano Domingo Grossi, el primer asesino serial argentino. El carrero italiano violó a sus dos hijastras en reiteradas ocasiones, y producto de las mismas, tuvo cinco hijos con ambas, a los que ayudó a concebir para luego ejecutarlos y esparcir sus restos por basurales e incluso su propia casa.

Cayetano Domingo Grossi fue ejecutado el 6 de abril de 1900.

El fin del siglo XIX trajo a nuestro país tal vez la inmigración más importante de su historia, con ilusiones que llegaron de diversos países del mundo y ese objetivo de lograr conformar una joven nación, con oportunidades y sueños de grandeza. Pero entre esos miles de europeos, uno de nacionalidad italiana dejó el triste título de ser el primer asesino serial de Argentina.

Se trata de Cayetano Domingo Grossi, quien dejó su ciudad de Bonifati (provincia de Cosenza) para intentar lograr la "gran América", aunque en aquella ilusión su mujer (Rosa Ursomarso) y sus dos primeros hijos no entraban en los planes, y por eso quedaron en Italia. Cayetano Santos Godino, es el temible asesino serial de niños.

Apenas pisó nuestro país intentó ganarse la vida de diversos modos, ya que trabajó de botellero, vendedor ambulante, mozo hasta llegar a ser carrero (transporte de cargas en la zona del puerto), profesión que ejerció mientras vivía con su pareja

Pelea y detención

Si bien parecía ser un hombre tranquilo, tuvo su primer incidente en 1879, cuando se peleó con el dueño de la casa que alquilaba en la zona de Balvanera, Carlos Terrani, a quién hirió y les costó estar detenido varios meses en la vieja Penitenciaría Nacional (ubicada en aquella época sobre avenida las Heras y Coronal Díaz).

A pesar de esta situación, Grossi tuvo com Rosa otros tres hijos (Carlos, Teresa y Lorenzo) y continuaba con su trabajo de carrero en la zona portuaria, sin embargo, un oscuro proceder se apoderó del alma del italiano, quien años más tarde, se convirtió en el primer asesino serial del país.

Su raid asesino comenzó a finales de mayo de 1896, cuando tras la denuncia de otro cartonero que estaba en la zona, la policía encontró una bolsa que contenía el brazo de un bebé recién nacido, en cercanías de una fábrica de grasa.

El comisario del destacamento 12 ordenó que se haga un allanamiento en la zona, y fue donde se encontró el cráneo, piernas y el otro brazo que le faltaba a la víctima, aunque más tarde, se halló el tronco de la criatura. Aquella autopsia reveló que el bebé había muerto por una fractura de cráneo, y aunque todas la piezas del rompecabezas enganchaban, el caso quedó inconcluso porque no se pudo encontrar al causante del ataque.

Cayetano Grossi: mismo lugar, otro cadáver

Dos años más tarde, también en el mes de mayo, se encontró en el mismo lugar otro bebé en las mismas condiciones que el primero, es decir, con su cráneo destrozado pero con quemadura de primer y segundo grado, además la autopsia reveló que el niño tenía menos de una semana de vida y habría sido estrangulado.

La investigación determinó que el cuerpo de la criatura estaba dentro de una bolsa arpillera y con indumentaria de un hombre que tenía diversos retazos, con lo cual un carro había recogido y llevado los restos humanos. La policía logró dar con el carrero que los trasladó y si bien supo qué llevaba en su interior,

Sin embargo, la clave para hallar al asesino tuvo que ver con las ropas que estaban dentro de la arpillera, ya que se encontró un saco negro, con colillas de cigarrilos y anís en sus bolsillos, pista que hizo pensar a los investigadores que el criminal podría ser un calabrés o español, por la tradición de consumir anís.

El saco negro hizo pensar a la policía que pertenecería a alguien que vistiera esa color desde siempre, y tras diversas averiguaciones, los agentes del orden llegaron hasta una vivienda ubicada en el barrio de Retiro (calle Artes al 1400, hoy Carlos Pellegrini), donde vivía Cayetano Grossi con su familia, quienes vestían de luto todos los días.

Delatado por vecinos

Al hablar con vecinos del lugar, éstos delataron a Grossi, diciendo que mantenía relaciones sexuales con sus hijastras, y que una de ellas estaba embarazada pero nunca habían visto al bebé nacido.

Fuente: Crónica.

Esta nota habla de:

Comentarios

Tucomentario

Nombre

Más de Sociedad

¿Quiere recibir notificaciones?
Subcribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante