Zapping
Polémica

Susana Giménez rompió la cuarentena y viajó a Uruguay

Mecha Sarrabayrouse salió del país en plena cuarentena y estallaron las criticas.

QPJ Zapping

En plena cuarentena por coronavirus, Susana Giménez logró tramitar los permisos necesarios para poder viajar a Uruguay y transitar lo que resta de la pandemia en su chacra, La Mary.

Mientras que su hija, Mercedes "Mecha" Sarrabayrouse, fue acusada en las últimas horas de romper con los protocolos del aislamiento social al ser vista en la vía pública sin barbijo. No obstante, el estilista y amigo de la diva de los teléfonos Miguel Romano confirmó que Mecha también decidió viajar hacia el país vecino, una decisión que volvió a generar revuelo.

"Susana pasó por la peluquería antes de irse a Punta del Este, se sacó las extensiones para descansar el pelo y le hice color; el famoso "blanco oro" que cree para ella hace 50 años", contó el peluquero sobre las intimidades de la rubia previo a su partida al exterior.

Pero además soltó que "Mecha también estuvo hace unos días en la peluquería", incluso cuando los salones de belleza aún no estaban habilitados. "La atendí, le puse extensiones y viajó a Punta del Este para estar con su mamá", reveló en "Tarde pero temprano".

En ese sentido explicó que la hija de Susana decidió cruzar la frontera ya que extrañaba a su madre. La blonda se encuentra en Uruguay junto a su hermano Patricio Giménez y durante los primeros días de su estadía debió ser hospitalizada al sufrir un accidente doméstico.

Por otro lado, el estilista también habló con "Intrusos" y allí comentó que fue víctima de la inseguridad. "El lunes me fui a acostar un rato y el teléfono sonaba y sonaba y me cortaban, como diez veces. Me llamaban para preguntarme si yo estaba en la peluquería porque en ese momento (los ladrones) ya estaban aquí dentro", comenzó a relatar en referencia a la empresa de alarmas que tiene contratada.

Y continuó: "Fue cerca de la 13hs. Me sacaron la vidriera y las pelucas que tenía ahí. Rompieron una de las ventanas que son tipo vitraux que tiene como 40 años, ya no se hacen más", describió el peluquero de de 84 años que advirtió que reforzará la seguridad del local ubicado en el barrio porteño de Palermo ya que ésta no es el primer episodio de inseguridad que sufre en alguno de sus locales.

"Habían detectado con un palo dónde se encontraba la alarma, y que si pasaban por un costado, no sonaba. Entonces, volvieron. Se llevaron gran cantidad de pelucas. Volvieron, abrieron los cajones y se llevaron más pelucas. Se llevaron muchas pelucas de Susana", cerró.


0Comentarios

Tu comentario

Nombre