Salud
¡Mucho cuidado!

"Piojos púbicos", la enfermedad de transmisión sexual que se propaga en Carnaval

Las ladillas son más comunes de lo que se cree y es muy fácil contagiarse. Lo que hay que saber.

Los piojos púbicos, también llamados ladillas, son pequeños parásitos que se adhieren a la piel y al vello del área genital. No son peligrosos y, en general, es fácil eliminarlos.

Se trata de pequeños insectos que parecen versiones miniatura de los cangrejos. Viven en la piel y en el vello grueso del área genital y se alimentan de su sangre.

¿Cómo se contagian?

 Generalmente las ladillas se contagian durante el sexo, ya que les gusta vivir en el vello púbico. Los piojos púbicos pasan fácilmente del vello de una persona a otra cuando sus genitales están muy cerca o entran en contacto.

Existen también algunos casos en donde se contagian por otros tipos de contacto personal cercano, como cuando otro tipo de pelo grueso (como pestañas, cejas, vello del pecho o de las axilas, barba y bigote) entra en contacto con áreas del cuerpo de una persona que tiene ladillas. En otros casos, el piojo púbico se puede propagar al usar ropa, toallas o la cama de una persona con el parásito.

Aunque a las ladillas les gusta el vello púbico, no les agrada el pelo de la cabeza.

Síntomas

 Intensa picazón en el área genital.

Presencia de insectos minúsculos en tu vello púbico. Por lo general, es posible ver los piojos púbicos si observas el área de cerca o con una lupa. Son de color tostado o grisáceo, lucen como cangrejos miniatura y se vuelven más oscuros cuando están llenos de sangre.

Presencia de huevos de ladilla (liendres) en la raíz del vello púbico. Son de forma ovalada y de color amarillo, blanco o perlado. Las liendres generalmente están en grupo.

Presencia de manchas oscuras o azuladas en el área de la piel donde viven los piojos púbicos. Estas manchas se generan por las picaduras de las ladillas.

Sensación de estar afiebrado, agotado o irritable.

¿Cómo eliminarlos? 

 Los medicamentos para tratar los piojos púbicos son fáciles de usar y vienen en gel, champú, lociones y espuma. La mayoría son de venta libre en farmacias, así que podés comprarlos sin necesidad de pedirle la receta a un médico. Algunas de las marcas más conocidas son A-200, RID y Nix. Seguí cuidadosamente las instrucciones del empaque. Es posible que necesites hacer el tratamiento más de una vez.

Las personas con las que hayas tenido contacto íntimo también deben recibir tratamiento para no volver a contagiarse.

Usá siempre ropa, toallas y ropa de cama recién lavadas después de finalizar el tratamiento.

Los medicamentos para calmar la picazón (como la crema con hidrocortisona) pueden aliviarte, pero no curan la pediculosis.

0Comentarios

Tu comentario

Nombre