Jujuy
Impunidad

Policías aprovecharon que jujeña estaba sola y la manosearon, llorando realizó la denuncia

Estuvo internada en el nosocomio local al haber sufrido un principio de ACV por el momento que tuvo que vivir. La mujer denunció el hecho ante el fiscal de turno del Centro Judicial de San Pedro de Jujuy.

El desencadenante de los peores momentos vividos por una mujer originaria de Palma Sola se inició cuando le avisaron que los caballos de su hijo César habían ingresado a la finca de una vecina.

La Policía habría hecho desnudar en la seccional a un hijo discapacitado que también fue detenido por el hecho.

El hecho se registró en la tarde del pasado viernes alrededor de las 15 y se prolongó por más de 24 horas

La citación la realizó una oficial de la seccional 36º a N.Q, para que se hiciera presente en el lugar, quien de forma rápida lo hizo, acompañada de la propietaria del terreno de nombre Esperanza, con quien acordó el pago de la suma de seis mil pesos por los daños provocados por los animales en la huerta.

Al arribar al lugar los caballos ya estaban atados, razón por la cual la damnificada quiso concretar el arreglo acordado, o sea el pago del daño, que en un primer momento aceptó, pero cuando se dirigían al galpón cambió de opinión porque ya estaba la policía, siendo otro tema el arreglo.

La mujer N.Q. dijo que en ningún momento le faltó el respeto a los efectivos de la seccional 36º, mientras que ellos sí, y que además se encontraban presentes allí policías del Cuerpo de Caballería, de la Brigada y personal de la Unidad Regional 2.

En diálogo con El Tribuno de Jujuy, N.Q., la víctima del atropello, que se desempeña como personal no docente en un establecimiento educativo de esa ciudad, manifestó que lo más doloroso fue el maltrato.

En su relato afirmó que la requisas "no me la hizo una mujer, como corresponde, sino un agente, un hombre, quien se aprovechó de la situación y me manoseó desmedidamente. Fue una vergüenza total la que sentí", dijo, para romper en llanto a la vez que se cubría la cara con sus dos manos.

Remarcó la mujer que "todo el tiempo me maltrataron como una cualquiera contrabandista o si fuera una malviviente", agregando que "además filmaron todo lo sucedido en Real de los Toros, cuando solo me presenté a buscar los caballos de mi hijo, porque él no estaba, eran seis y ahí comenzó toda la odisea que padecí con los policías de la seccional 36º".

Cabe destacar que cuando la mujer ya se encontraba en la dependencia policial, la tuvieron que trasladar al hospital "Nuestra Señora del Valle", ya que había sufrido una suba de presión. Lo hicieron esposada como si fuera "una delincuente", dijo.

Entre sollozos y aún tendida en una cama de la sala 6, cama 1, del hospital en la mañana de ayer, la víctima de supuesto ultraje afirmó que "me trasladaron porque no me encontraba bien, se me subió la presión, aquí me internaron, estuve a punto de sufrir un ACV (accidente cerebro vascular). Primero estaban los policías conmigo, después se retiraron porque me sentía muy mal, los profesionales no lograban bajarme la presión. Pido justicia por lo que padecí todas esas horas, el jefe de la seccional es el responsable de todo lo que viví, por permitir los manoseos a mi persona, lo que me dolió mucho, ya que me tocó mis partes íntimas, lo hizo un varón y no una mujer".

Finalmente, expresó que "todo lo sucedido no quedará en la nada, porque voy a hacer la denuncia ante quien corresponda, para que no le suceda a otras personas", a la vez que agregó que "no deseo que abusen de nadie más de la forma que lo hicieron conmigo; en ese momento sentí bronca, impotencia, dolor, jamás creí que me pasaría a mí, fue un calvario", haciendo notar la mujer sobre el maltrato que recibieron sus hijos en la comisaría, tomando conocimiento que los desnudaron y los amenazaron.

En referencia a la atención que recibió en el nosocomio, remarcó y quiso que quede en claro que "fue excelente. Ahora con lo que me sucedió no voy a poder ir a trabajar y pediré de forma inmediata un tratamiento psicológico y que me devuelvan la plata con la que iba a pagar el daño a la señora Esperanza R.", concluyó N.Q. entre el llanto, el dolor y la impotencia por todo lo que le pasó.

En la dependencia policial quedaron demorados los hijos de N.Q., César L. y José Luis L., quien padece una discapacidad de tipo madurativa, razón por la cual recuperó la libertad, y un amigo de nombre Mario R., todos mayores de edad. El vehículo marca Fíat Doblo de propiedad de la mujer fue secuestrada por unas horas y retirado por el esposo.

Esta mujer hace 48 años que reside en Palma Sola, en el camino acceso, y la producción la vende en Pizarro, Saravia y otras localidades de Salta. Tiene cinco hijos, todos mayores de edad, dos de ellos con discapacidad.

0Comentarios

Tu comentario

Nombre