Salud
#YoTeAvisé

Ojo con el preservativo: los errores más comunes al utilizarlo

Guardarlo en la cartera podría dañar el látex y disminuir la protección del condón.

Ponerse mal un condón podría aumentar el riesgo de embarazo a 18% y no te protegería tanto contra infecciones y enfermedades.

Toma nota de algunos de los errores más comunes a la hora de usarlo.

1. Ojo con dónde lo guardas

Llevar un condón en la cartera es una buena opción para tenerlo a la mano, sin embargo este no debería permanecer meses ahí, pues no es un lugar seguro.

El roce constante al sentarte y moverte causaría daños al látex, y los cambios de temperatura también lo degradan y secan.

Guardarlos en el auto durante semanas o meses también degradan y secan el látex, así que la mejor opción es almacenarlos en un lugar fresco y oscuro, y si lleva meses en tu cartera o coche, deséchalos.

2. Atención a la fecha de expiración

La ginecóloga Alyssa Dweck señala que la fecha de expiración en los paquetes de condones es muy importante.

Algunos condones tienen espermicidas y otros ingredientes que con el tiempo se degradan, además de que el látex va perdiendo su integridad.

Así que siempre revisa la fecha de expiración y si esta ya pasó, asume que no es un condón seguro.

También es importante revisar el estado del empaque antes de usar. Si este está desgastado o roto, deséchalo.

3. El tamaño sí importa

Si son muy apretados no solo corres el riesgo de que se pueda romper el condón, sino que podría cortar el flujo sanguíneo y así contribuir a una disfunción eréctil.

Si es muy grande, el riesgo es que este se deslice y se caiga.

4. El momento correcto

Saber cuándo ponerse el condón es crucial para aumentar su efectividad y seguridad.

El pene siempre debe estar erecto. Si lo haces antes, no será fácil de colocar.

También es importante hacerlo antes de cualquier penetración, no importa si no has eyaculado, especialmente para protegerte de enfermedades.

El momento de quitarlo también influye, pues si te esperas a perder por completo la erección, el semen se puede derramar por los lados.

También te puede interesar: Otra ventaja del mindfulness: mejoraría tu vida sexual

5. Muy importante: lubricante

Algunos condones ya tienen lubricante, el cual ayuda a reducir la degradación y posible ruptura del condón al usarlo.

Sin embargo, usarlo por mucho tiempo o cambiar de posición hacen que esta protección se pierda, aumentando el riesgo.

Además, no usar lubricante podría conllevar a problemas de erección.

Lo importante aquí es elegir un lubricante con base de agua, pues los de base aceite también degradan el látex, y pueden romperlo.

6. ¿Condones naturales?

Existen otras opciones en el mercado de varios materiales, incluso de piel de cordero. Aquí hay que considerar que son más porosos que el látex, lo que los hace menos efectivos a la hora de prevenir enfermedades de transmisión sexual, recalca el doctor Brian A. Levine, endocrino experto en fertilidad y reproducción.

Así que antes de comprar uno, lee todas sus especificaciones.

7. Usar dos condones

Esta idea no duplicaría la protección que ofrecen los condones, sino que contribuiría a disminuirla.

La fricción entre ambos aumenta el riesgo de que se rompan, advierte Levine.

8. Reutilizarlo

Al parecer hay personas que creen que esto es una buena idea, pero no lo es.

Una vez utilizado, el condón ya no es confiable para prevenir embarazos ni enfermedades. Punto.

9. Cambia de condón

No solo después de cada eyaculación, sino también si cambias de sexo anal a sexo vaginal.

¿Por qué? Porque no quieres que las bacterias del recto terminen en la zona genital, señala Levine.

También es importante hacerlo después del sexo oral, pues la fricción de los dientes puede desgarrarlo.

Y, si tu relación sexual se extiende mucho, incluso sin eyaculación, habría que considerar cambiar de condón, pues la fricción lo va degradando, incluso con lubricación adecuada.

También te puede interesar: Para mejorar tu vida sexual come más pescado, lo dice la ciencia

10. Colocarlo mal

Podría resultar obvio, pero gran parte de las fallas del condón se deberían a una mala colocación.

Así que considera siempre lo siguiente:

No lo extiendas del todo antes de ponerlo, porque podrías dañarlo sin darte cuenta, además de que será más difícil colocarlo.

Deja espacio en la punta. Esto es importante para que la fricción no lo rompa.

Quítale el aire. Las burbujas de aire no solo serán incómodas, sino que pueden reventarse.

Ponerlo al revés. Aunque resultaría evidente, porque no podrías desenrollarlo cómodamente, es importante colocarlo bien, pues hay lubricantes e ingredientes especiales, como el espermicida, que al revés no funcionarían para nada y sería incómodo.

Practicar cómo colocar un condón es importante, no solo para no pasar vergüenzas con tu pareja, sino para sacarle el mejor provecho.

11. Revísate

El condón es solo 98% efectivo a la hora de prevenir embarazos, por lo que no te deberías de confiar totalmente de ellos.

Además, aunque son efectivos para prevenir infecciones, no todas las enfermedades de transmisión sexual se transmiten a través de los fluidos.

Algunas, como el herpes, virus de papiloma humano, moluscos, piojos y sífiles, se contagiarían a través del contacto de la piel.

Te puede interesar
1Comentarios
  • M
    Marcelo...

    Como a mí me gustan lo trabas,no la pongo me la ponen. Saludos y siempre pago IVA a los trabas para que tengan obra social.

    Ver más

    Hace 4 días
    0
    0
    Responder

Tu comentario

Nombre