Sociedad
Histórico

La Justicia reconoció la inocencia de Evelyn Hernández

La joven de 21 años que había estado más de dos años y medio presa por un aborto espontáneo.

"Gracias a Dios se hizo justicia", celebró Evelyn a la salida del juzgado, rodeada por una multitud de personas que se movilizaron para acompañarla.

El Juez del Tribunal de Sentencia de Cojutepeque, José Virgilio Jurado Martínez, explicó que no había indicios para probar que Evelyn haya cometido algún delito y que la Fiscalía no logró demostrar su existencia, por lo que concluyó que se trató de un parto extrahospitalario. «Sufrió un parto complicado, como el de muchas de las mujeres que aún están presas por el delito de homicidio», agregó el magistrado.

El embarazo de Evelyn era producto de una violación que no denunció porque su abusador la amenazaba. La Fiscalía había pedido una pena de 40 años de cárcel para la joven, que ya había sido condenada a 30 años por la jueza Nury Velasquez en julio del 2017 por "homicidio agravado" . Pero la sentencia fue anulada en febrero de este año por una resolución de la Corte Suprema de Justicia. La joven fue liberada después de pasar 33 meses en prisión.

El parte del Instituto de Medicina Legal no fue concluyente sobre lo ocurrido, aunque la defensa está convencida de que el bebé nació muerto porque aspiró meconio, el primer excremento que, al ser expulsado dentro del vientre, causa daño al feto.

El caso de Hernández, sin embargo, no es aislado. En el país hay otras 16 mujeres presas por abortar. El Salvador es uno de los pocos países que tienen penalizado el aborto de manera absoluta. A pesar de los llamados de organismos internacionales de derechos humanos, la ley no se reformó.

"En la actualidad hay 16 mujeres privadas de libertad que han experimentado emergencias obstétricas y/o partos extrahospitalarios, que han sido condenadas por homicidio agravado y cumplen penas de hasta 30 y 35 años de prisión", indica la web de Las 17, movimiento creado para defender "a las mujeres que están siendo condenadas bajo la prohibición total y criminalización del aborto".

Luego de revelarse el fallo, un centenar de mujeres que pedían justicia frente al tribunal estallaron en alegría coreando: «¡Alerta, alerta, alerta que camina la lucha feminista por América Latina!». «Gracias a Dios se hizo justicia. También les doy las gracias a ustedes que han estado aquí presentes», les dijo Evelyn al salir del Centro de Justicia de Ciudad Delgado, en la periferia noreste de San Salvador, donde se llevó a cabo el juicio.

La directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara, destacó que la sentencia es "una victoria rotunda para los derechos de las mujeres en El Salvador». La organización pidió además al Estado salvadoreño poner fin a «la vergonzosa y discriminatoria práctica de criminalizar a las mujeres», derogando «las normas draconianas antiaborto».

El Código Penal salvadoreño, en su artículo 133 establece una pena de 2 a 8 años por aborto. Sin embargo, fiscales y jueces tipifican los casos de aborto -incluso los espontáneos- como «homicidio agravado», un delito penado con 30 a 50 años de prisión.

En el último año, cinco mujeres sentenciadas en este tipo de casos salieron de la cárcel, algunas de ellas con la pena conmutada.

Las organizaciones defensoras de derechos humanos se mostraron satisfechas con la resolución. Sin embargo, reclamaron al sistema de justicia por las múltiples formas de violencia a las que fue sometida Hernández. «A Evelyn se le han violentado sus garantías procesales, sin tener pruebas fue privada de libertad y se le condenó en 2017. Es necesario que las leyes que permiten estas violencias se cambien», manifestaron.


Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre