Internacional
Polémica

En Villazón ya no reciben pesos argentinos en ningún comercio

Por la escalada del dólar en la ciudad de La Quiaca los comerciantes optaron directamente por cerrar sus puertas ayer.

La información de que el dólar subía y el peso argentino se devaluaba corrió a la velocidad de la luz en la ciudad boliviana de Villazón, donde el 80 por ciento de la actividad económica se basa en el comercio.

Los vecinos quiaqueños que acuden a los mercados fronteras afuera para conseguir alimentos más económicos, verduras y otros enseres, se dieron con la novedad de que directamente no recibían la moneda nacional.

Algunas casas de cambio ofrecían por 100 pesos argentinos 10 pesos bolivianos; esto hizo que los compradores desistan y retornen a La Quiaca sin adquirir nada.

El temor se instaló en esa comunidad boliviana a tal punto de hablar sobre "catástrofe económica", guiados por las fake news de las redes sociales, o los medios afines al Gobierno nacional.

La repercusión fue a tal punto que los diferentes sectores comerciales de Villazón estaban preocupados de que el peso argentino siga devaluándose.

Sucede que el domingo, cuando se realizaron las elecciones Paso en Argentina, numerosas personas aprovecharon que iban a votar y durante la jornada cruzaron a Villazón para comprar, cuando el tipo de cambio era 100 pesos argentinos igual a 14.50 bolivianos.

En julio de 2018 por 100 pesos argentinos en las casas de cambio se obtenía más de 23 pesos bolivianos.

En la mañana de ayer con los pesos argentinos recibidos, los ciudadanos de Villazón quisieron comprar en La Quiaca y encontraron al sector comercial quiaqueño con las puertas cerradas.

Movimiento en La Quiaca

En diálogo con El Tribuno de Jujuy comerciantes quiaqueños manifestaron que "nosotros bajamos las persianas porque los proveedores cortaron la cadena de distribución, no sabemos a qué precio vendrá la mercadería por la suba del dólar".

Al tiempo que añadieron: "Para evitar perder plata al momento de reponer mercadería, hemos decidido no vender hasta tanto tengamos un panorama más claro de que va a pasar con la economía. Son las grandes empresas las que están especulando y quizás haya suba de precios", remarcaron.

Las calles que conforman la zona comercial de La Quiaca reflejaban un panorama desolador, similar a la década de los noventa cuando el comercio quiaqueño casi desapareció. El comercio siempre fue la actividad principal de La Quiaca, además de la única fuente genuina de trabajo, de la cual dependen cientos de familias y que a su vez dan trabajo a las del otro lado de la frontera.

La recesión económica del país y la devaluación del peso argentino hicieron que la situación sea de incertidumbre para quienes llevan el pan diariamente a sus hogares dependiendo de lo que vendan.


Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre