Zapping
Historias que emocionan

¿Quién quiere ser millonario?: Andrés, el participante ciego que dio una lección de vida

El conductor del programa no podía creer lo que escuchaba.

Esfuerzo, constancia, talento, tenacidad. Estos y otros adjetivos sobrevolaron la noche del martes en ¿Quién quiere ser millonario? para confluir en Andrés Santiago Terrile, un muchacho ciego de 30 años que conmovió con su historia a Santiago del Moro y a la audiencia.

El tercer participante del programa nació en Formosa. Vino en 2007 a la Ciudad de Buenos Aires para estudiar piano y Ciencias de la Comunicación en la UBA, carrera de la que le quedan tres materias y la tesis.

Sus padres quedaron en la provincia, y aunque tiene familia en Buenos Aires, el contraste fue evidente desde el primer día: "Acá uno pasa de ser un adolescente a un adulto en dos meses. A mí me importaba saber cómo iba a hacer para vivir, para adaptarme. Por suerte mucha gente me ayudó a actividades diarias tan simples como tomar un colectivo".

La historia de Andrés comenzó a avanzar a la par de su solidez para contestar bien cada pregunta del juego y llegar a su objetivo. Así, contó entusiasmado que desde hace varios años juega al tenis ciego, y que no llegó al programa de Telefe para convertirse en millonario, sino para conseguir el dinero necesario para participar del torneo que se desarrollará en Miami en 2020.

"Ganes o no ganes, yo te aseguro que el año que viene vas a viajar a ese torneo", le dijo emocionado el conductor y diario La Nación compartió la historia.

Cinco mil, diez mil, veinte mil. Geografía, gramática, cine, música. No había tema que el participante no contestara con la seguridad de aquel que está acostumbrado a que nada lo detenga para lograr algo.

En la tribuna y también en Del Moro, la admiración ante el conocimiento crecía a la par de la emoción por su historia de vida. "Di clases de piano en la Villa 31 Bis de Retiro. Toco piano clásico, tango, y también rock nacional". Además,fue actor en una compañía de teatro ciego, actividad que le permitió incluso viajar de gira a Europa.

También confesó: "estuve a punto de operarme la cara, especialmente el ojo izquierdo que lo tengo más para adentro". Hasta que escuchó una entrevista a Charly García donde hablaba de su canción "Bancate ese defecto", y entendió que no tenía sentido hacerlo.

Llegó la pregunta de los 30 mil, y Andrés gastó dos comodines, el de 50 y 50 y el del público. La pregunta: ¿Quién es el piloto que ganó más premios de Fórmula 1? La ayuda de la gente le permitió contestar Michael Schumacher, y seguir en carrera.

Fue entonces cuando el muchacho, que había asegurado tener extremadamente desarrollados el resto de los sentidos, decidió hacer una pausa para mandar un mensaje a todos los que lo escuchaban, en el estudio y en los hogares: "No me gusta cuando hablan de 'mi mundo' porque no pertenecemos a distintos mundos, somos parte del mismo. Uno se deja avasallar por lo visual y eso hay que repensarlo. Creo que tengo las mismas herramientas de ustedes pero, al no ver, necesito desarrollarlas más".

Y completó: "Una vez me preguntaron qué me hacía feliz, y a mí me hacen felices las mismas cosas que a cualquier persona".

Santiago del Moro le respondió emocionado: "Tu vida es muy rica, Andrés. Has hecho en 30 años lo que mucha gente no ha hecho en toda su vida. Sos una persona muy rica, y hoy estás brillando".

Luego, una pregunta sobre el nombre de un gato de la saga de Harry Potter le permitió al participante agradecerle a su mamá "que me leyó todos los libros".

Así, con la gente emocionada y aplaudiendo las respuestas de pie, y el conductor confesando: "estoy temblando", llegó la pregunta de los 750 mil pesos: "¿A la selección de qué país le convirtió Argentina el primer gol olímpico de la historia en 1924?". Sin comodines y muy dudoso, decidió no contestarla y llevarse los 500 mil pesos ganados hasta entonces.

Andrés Santiago Terrile, que llegó al programa preocupado por "salvar el 'no bochorno", se fue con lo que buscaba: el dinero para cumplir su sueño y la satisfacción de haber transmitido un mensaje de igualdad y tolerancia que será imposible de olvidar.


Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre