Internacional
Emocionante

Enfermera adoptó a bebita que nadie iba a visitar

Una mujer de 45 años se convirtió en la mamá de una nena que fue abandonada en el hospital donde trabajaba con síndrome de abstinencia, debido al consumo de drogas de su progenitora durante el embarazo.

Liz Smith, una enfermera de 45 años, adoptó a una nena que ingresó a un hospital de Boston, Estados Unidos, ya que había sido abandonada.

La pequeña Gisele tenía síndrome de abstinencia neonatal debido al consumo de drogas de su mamá durante el embarazo. La custodia de la bebé fue entregada al estado de Massachusetts en octubre de 2016, pero Liz se ofreció a adoptarla como madre temporal.

Tres años después, Gisele celebra su cumpleaños junto a Liz, que ya es oficialmente su madre, según los trámites de adopción.

La nena nación pesando menos de un kilo y pasó tres meses con asistencia de un respirador artificial. Su condición hizo que desarrollara una aversión oral, por lo que no podía comer ni beber.

Durante todos los meses de su internación, la pequeña no recibió ninguna visita, salvo las de Liz, quien la cuidó hasta que mejoró.

"Cuando recibí la llamada en la que me informaron de que la custodia de los padres había terminado me sentí aliviada, pero también triste por ellos. Combatir la adicción y ser madre es imposible", afirmó y agregó: "Desde el momento en que la conocí, supe que había algo detrás de sus llamativos ojos azules que captaba mi atención. Sentí que necesitaba amar a esta niña y mantenerla a salvo". 


Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre