Sociedad
Emocionante

El conmovedor mensaje de una madre sobre su esfuerzo para mantener a sus hijos

La mujer compartió un texto en Facebook en el que cuenta con orgullo a qué se dedica para sacar a su familia adelante.

La publicación de Rocío tuvo una repercusión que jamás imaginó. La mujer no tiene un trabajo estable y la situación económica complica a su familia, entonces no dudó en agarrar la máquina de cortar el pasto y salir a la calle a pelearla. Orgullosa de su esfuerzo, escribió una carta en Facebook que rápidamente se viralizó y conmovió a miles de usuarios.

Según señala Clarín, cansada de las cargadas y el ninguneo respecto de su improvisado trabajo, ella salió a defender su esfuerzo y a marcar que prefiere esto, antes que desviar su vida hacia un camino oscuro. "No se me cae nada, ¿vergüenza por salir a trabajar de cortar pasto? ¡Vergüenza es salir a robar!", comenzó diciendo la mujer. Y explicó: "Todo lo hago para que a mis hijos no les falte nada y para poder terminar mi casita".

"Me muero de calor, pero lo hago por mis hijos porque los amo demasiado y jamás dejaría que ellos pasaran algún tipo de necesidad. Esto es amar de verdad a los hijos, no me quedo acostada en mi casa como muchos hacen, menos a esperar de alguien más, eso jamás lo hice y jamás lo voy hacer", aseguró la joven que en un posteo anterior remarcó que su pareja se fue hace tiempo y la dejó sola con los chicos,

La publicación de esta mamá de Laferrere tuvo un éxito impensado con más de 73.000 me gusta, 40 comentarios y 50.000 compartidos. Y ante los mensajes de aliento, agregó: "¡Siempre por mis hijos! Por lo menos no salgo a robar para que nos les falte. Salgo a cag... de calor, mientras que muchos se quedan aplastando el c... en sus casas".

A pesar de la potencia de su texto, la joven también recibió críticas y comentarios negativos, pero no se preocupó demasiado y les contestó con una frase contundente: "Para los que critican cómo estaba vestida, estaba en mi casa y salí apurada a cortarle el pasto a mi vecina. Salí como estaba vestida en mi casa. Digan lo que digan, no pasa nada, yo ya estoy acostumbrada a que se me pegue el pasto y que me salpique la caca de los perros en la cara. Así que lo que digan los demás no me afecta. ¡Sigan riéndose, que yo soy muy feliz y agarro lo bueno y desecho lo malo!"


Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre