Atrocidad

Martilló 9 clavos en el cráneo de la hijita de su novia: "No quiero ser papá de arriba"

El sujeto recibió la peor condena.

QPJ JUJUY

Un tribunal criminal de Vietnam sentenció con la peor condena a un carpintero por el impactante asesinato de la hija de tres años de su novia. Tras una rápida investigación los forenses determinaron que el el salvaje hombre le había clavado nueve clavos a martillazos en la cabeza a la menor. La mujer también está siendo investigada.

El Tribunal Popular de Hanoi ordenó que el carpintero Nguyen Trung Huyen, de 30 años, fuera ejecutado mediante inyección letal por el asesinato.

Huyen llevó a cabo la demencial matanza mientras compartía el hogar en Hanoi con su pareja Nguyen Thi Luyen, de 27 años, y su pequeña hija, de quien no trascendió la identidad.

Tras el hallazgo del cuerpo, una rápida investigación policial descubrió el horror del crimen: en una imagen de rayos X del hospital Saint Paul se vieron las heridas de nueve clavos incrustados en su cráneo

Huyen dijo que la niña "afectado su propia vida", por lo que la asesinó brutalmente porque "no quería criarla".

La víctima era la tercera hija de Luyen con su ex marido, que vivía con su madre tras el divorcio de la pareja el año pasado.

Nguyen Trung Huyen, de 30 años, clavó nueve clavos en la cabeza de la hija de su novia. En la imagen se ve una de las pruebas presentadas por la fiscalía: la imagen RX del cráneo de la pequeña.

La policía informó tener constancias de que Huyen torturaba a la pequeña desde al menos septiembre de 2021. Cómo mínimo fueron cuatro veces las que el monstruo se propasó con la niña.

Según los informes, la obligó a beber pesticida, la hizo tragarse las uñas y le rompió los brazos en los primeros tres ataques.

Luego, el 17 de enero, la abofeteó repetidamente y después de que ella no le respondiera tomó la salvaje decisión de matarla clavándoles los clavos a martillazos.

La identidad de la niña no fue dada a conocer, pero se supo que antes de matarla también había sido torturada.

Fue entonces que Luyen inmediatamente llevó a su pequeña hija al hospital Saint Paul, en el distrito de Thach That. Allí entró en coma y peleó estoicamente por su vida durante dos meses hasta que falleció.

Hasta el crimen, Huyen se había salido con la suya inventando excusas que las autoridades sanitarias creyeron, como que había sufrido una intoxicación alimentaria después de que él le diera pesticida.

El grado de conocimiento sobre el caso de la mujer es aún materia de investigación. Los fiscales destacaron las inconsistencias en sus declaraciones y, según los informes, los testigos presentaron información condenatoria sobre ella.

Sin embargo, agregaron que aún no cuentan con lo mínimo que requiere la ley para presentar cargos penales en su contra.

Si bien desde 2011 Vietnam aplica la pena capital mediante inyección letal, aún no está fijada la fecha de ejecución de Huyen. /Clarín

Comentarios

Tucomentario

Nombre

Más de Internacional

¿Quiere recibir notificaciones?
Suscribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante