Dolor y conmoción

El triste motivo por el que esta pareja reza para que su bebé muera

Estaban de vacaciones cuando les confirmaron la peor situación que podían enfrentar.

QPJ SOCIEDAD

Andrea y Jay nunca se imaginaron que estarían en una situación como esta: rezan para que el corazón de su hija deje de latir antes de que la madre desarrolle una infección letal. Los médicos le dijeron que la placenta se había desprendido parcialmente y que su embarazo ya no era viable.

La pareja estadounidense estaba de vacaciones en Malta cuando Andrea Prudente, con 16 semanas de embarazo, comenzó a perder sangre. Pero el corazón del bebé aún latía, y en Malta esto quiere decir que, por ley, los médicos no pueden poner fin al embarazo.

Durante una semana, la pareja permaneció a la espera, encerrada en una habitación de hospital. "Aquí estamos sentados creyendo que si comienza el parto, el hospital se activará. Si el corazón del bebé para, nos ayudan con eso. Pero más allá de eso, no harán nada", me dice Jay Weeldreyer por teléfono.

"Con la hemorragia y la separación de la placenta del útero, con la membrana totalmente rota y el cordón umbilical del bebé sobresaliendo de su cérvix, Andrea está en un riesgo altísimo de infección y todo se podría prevenir", dice.

"El bebé no puede sobrevivir, no hay nada que se pueda hacer para cambiar eso. La queríamos, aún la queremos, la amamos, quisiéramos que sobreviviera, pero no lo va a hacer. Y no solo estamos en un punto en el que estamos perdiendo a una hija a la que queríamos, sino que el hospital está prolongando la exposición de Andrea a riesgos", agrega.

Su única esperanza es una evacuación de emergencia al Reino Unido pagada por su seguro de viajes.

En 2017, otra turista tuvo que ser evacuada a Francia para tener un aborto de emergencia. Pero esto no es una opción para las mujeres en Malta.


Esta nota habla de:

Comentarios

Tucomentario

Nombre

Más de Sociedad

¿Quiere recibir notificaciones?
Suscribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante