Alerta

Viruela del mono: la OMS reportó que se triplicaron los casos en todo el mundo

Reino Unido es el país con más contagios, seguido de España. Hasta ahora, en Argentina se confirmaron dos.

QPJ Salud

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó este jueves que los casos confirmados de viruela del mono en países no endémicos se elevaron a 643, el triple que hace una semana.

Reino Unido es el país con más contagios reportados (190) seguido de España (142). Otros países con un elevado número de casos son Portugal (119), Alemania (44), Canadá (26), EE.UU. (18), Francia (17), Italia (14) y Bélgica (10).

En total se diagnosticaron casos en 26 países, 20 de ellos europeos, si bien también hubo contagios confirmados en Argentina (2), México (1), Emiratos Árabes Unidos (4) y Australia (2), además de los mencionados en EE.UU. y Canadá.

Los datos se conocieron tras una reunión de expertos para analizar la respuesta de la comunidad sanitaria a este brote, en la que participan más de 2.000 profesionales ligados a la OMS.

En una semana, los casos aumentaron el triple. El último reporte del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), publicado el viernes pasado, hablaba de 219 casos en todo el mundo. Y el jueves pasado, la OMS había informado que tenía cerca de 200 confirmados.

Los expertos subrayaron que, pese a lo inusual de este brote, es «todavía controlable». Destacaron que la prioridad debe ser combatir la enfermedad en sus focos endémicos de África central y occidental, donde murieron 66 personas a consecuencia de ella en lo que va de año.

En los nueve países africanos donde la enfermedad es endémica se detectaron este año 1.405 infecciones, 1.264 en la República Democrática del Congo, donde se registraron 58 de las muertes.

En el encuentro de la OMS, el asistente al director de emergencias sanitarias Ibrahima Soce Fall subrayó que la comunidad médica debe centrarse en continuar detectando casos, analizar posibles cadenas de transmisión y proteger a los trabajadores sanitarios.

Para ello podrían servir las vacunas contra la viruela convencional, una enfermedad más grave pero que fue erradicada en el planeta hace 40 años, por lo que la vacunación contra esa enfermedad se interrumpió hace décadas y muchas generaciones más jóvenes no están inmunizadas.

Ambas viruelas son causadas por virus de la misma familia (orthopovirus), y se calcula que la vacuna contra la viruela convencional tiene una eficacia del 85% contra la del mono, aunque es posible que ese porcentaje haya bajado debido al largo tiempo en la que la mayoría de las personas fueron inoculadas hace décadas.

Los expertos coincidieron además en que todavía no debe considerarse una vacunación masiva de toda la población de un país afectado contra la viruela del mono.

VIRUELA DEL MONO: EL ORIGEN

El experto de la Escuela de Medicina Tropical de Londres Paul Fine explicó este jueves que, cuando se descubrió la viruela del mono, a finales de los años 50, se temió que pudiera llenar el «vacío» dejado por la campaña de erradicación de la viruela tradicional, aunque finalmente esto no se produjo.

Sin embargo, tras el final de la viruela a finales de los años 70 y la consiguiente suspensión de la vacunación contra una enfermedad que causó gran mortandad en el ser humano durante milenios, aumentaron de forma acelerada los casos de viruela del mono en África.

Recordó que esa situación causó que muchos se cuestionaran la suspensión de las campañas de vacunación contra la viruela en África.

En la última década, el centro de África reportó unos 18.000 casos de viruela del mono, frente a unos 2.000 en la parte occidental del continente, aunque Fine matizó que en su mayor parte se trata de casos sospechosos nunca confirmados.

El experto subrayó que se cree que el principal origen de esta enfermedad zoonótica (que se transmite de animales al hombre) parece estar en las ardillas y otros roedores, por lo que su actual nombre de «viruela del mono» es cuestionable.

La enfermedad se bautizó así al ser primero detectada hace más de medio siglo por investigadores en Copenhague, la capital danesa, que la identificaron en monos procedentes de Singapur.

Fine indicó que la enfermedad tiene una transmisibilidad de entre el 10 y el 15% en humanos, es decir, que ese es el porcentaje de personas que suelen contraerla si conviven de forma estrecha y en un mismo recinto con un infectado, sin tomar medidas sanitarias preventivas.

Los primeros casos del actual brote en zonas no endémicas se reportaron el 7 de mayo en Reino Unido, y desde entonces la OMS tomó medidas para vigilar el avance de los contagios y estudiar posibles medidas de contención.

La enfermedad generalmente dura entre dos y cuatro semanas, y suele empezar con fiebre, dolores de cabeza, fatiga o picores, para acabar derivando en erupciones cutáneas que generalmente comienzan en la cara pero pueden extenderse a otras partes del cuerpo.

Como medidas preventivas, la OMS recomienda evitar el contacto físico con infectados, llevar mascarilla al estar en contacto con ellos o con su ropa, y limpiar y desinfectar superficies posiblemente contaminadas.

Fuente: Clarín

Comentarios

Tucomentario

Nombre

Más de Salud

¿Quiere recibir notificaciones?
Suscribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante