Conmoción

Vendió a su bebé recién nacido para alimentar a sus otros hijos: "No tenemos nada"

A causa de la crisis económica, una madre tuvo que vender a su bebé para darle de comer al resto de sus hijos. En esta nota, la historia detrás de la drástica decisión.

QPJ Internacionales

Una madre tomó la decisión más difícil de su vida: entregar a su bebé recién nacido a cambio de dinero. La historia fue rescatada por la organización Save the Children, que se encargó de entrevistar a la mujer, quien explicó el motivo de su drástica determinación.

Se trata de Bibi, una mujer de Afganistán de 40 años que en el mes de agosto dio a luz a gemelos, un niño y una niña. En medio de la crisis económica y humanitaria que atraviesa el país del Medio Oriente, a causa de la última sequía y la guerra constante, la familia se vio obligada a abandonar su casa en busca de alimento y trabajo. La mujer decidió vender a un bebé.

Además de los gemelos, Bibi y su esposo Mohammad, de 45 años, tienen seis hijos y muy poco dinero para darles de comer. Fue por eso que, en una situación de desesperación debido al hambre, la pareja sintió que no tenía más remedio que entregar a uno de los recién nacidos para poder alimentar al resto de sus niños.

Bibi contó que el bebé fue entregado a una pareja sin hijos que se acercó a la familia para ofrecerles una importante suma de dinero a cambio de llevárselo: unos 104 dólares. Aunque en un principio ella se negó a aceptar la oferta, terminó aceptando al ver que el resto de sus hijos sufría a causa del hambre.

Vendió a su bebé recién nacido para alimentar a sus otros hijos: "No tenemos nada"

El bebé fue entregado a una pareja sin hijos a cambio de 104 dólares.

"No podía pagar la leche, la comida ni los medicamentos. Con ese dinero podría comprar comida durante medio año", aseguró la mujer con mucha angustia. Hace unos siete meses, cuando los talibanes tomaron el poder en Afganistán, la familia fue desplazada de su granja y su esposo e hijo mayor quedaron sin trabajo.

Desde entonces cada uno se la rebusca como puede. Mientras Mohammad busca trabajo, su hijo de 12 años trabaja en el mercado local empujando carros. Como si esto fuera poco, la sequía provocó que millones de afganos quedaran en una situación de extrema pobreza.

"No hay oportunidades laborales en Afganistán. Tenemos hijos. Lo que más necesitamos es harina y aceite, que no tenemos. También es bueno tener leña. No podía permitirme comprar carne en los últimos dos o tres meses. Solo tenemos pan para los niños que no siempre está disponible", expresó Bibi.

Los datos son alarmantes ya que, según indicó Save the Children, más del 97% de la población de Afganistán será pobre a mediados del 2022.


Comentarios

Tucomentario

Nombre

Más de Internacional

¿Quiere recibir notificaciones?
Subcribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante