Se quedaron con toda

Más de 1.300 millones: la millonaria deuda del Ingenio Ledesma

El abogado del SOEAIL describió los incumplimientos del gigante azucarero, propiedad de la familia Blaquier.

QPJ Política

Ledesma fue denunciada en la justicia provincial por una deuda que asciende a más de 1300 millones de pesos en concepto de aportes jubilatorios, aportes a la obra social y cuota sindical. La demanda está en riesgo porque, afirman desde el sindicato, la empresa está financiando a listas opositoras a la actual conducción, que se renueva el próximo 11 de noviembre.

El abogado Juan Giusti, que patrocina a Rafael Vargas, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Azucareros del Ingenio Ledesma (Soeail), dio detalles en diálogo con el programa Día 6 (FM Conectar 91.5). «Ledesma pagaba el sueldo en remunerativos y no remunerativos. Por los no remunerativos, no pagó aportes a la seguridad social, a la obra social ni a la cuota sindical», precisó.

La falta de estos aportes significa «un perjuicio para los trabajadores que se jubilaron, para el fisco, para la obra social y para el sindicato», completó. Sumando la deuda con la Anses, las obras sociales y el sindicato, Ledesma tendría que pagar hoy unos 1350 millones de pesos para ponerse al día.

Entre 2008 y 2018, la empresa pagó parte de los salarios en sumas no remunerativas, que no tributan. De este modo, eludió obligaciones tanto fiscales como previsionales con el fin de bajar el costo laboral.

En 2018, el sindicato promovió una diligencia preparatoria en el marco de la cual se determinaron los montos. El cálculo actualizado muestra que la deuda con la AFIP por aportes jubilatorios no pagados asciende a algo más de 902 millones de pesos, mientras que a las obras sociales se les deben más de 326 millones. Por otro lado, el total adeudado por cuotas sindicales no abonadas es de más de 85 millones.

Ahora el Soeail inició un juicio que se tramita en una demanda por cobro de los aportes adeudados entre 2008 y 2018, ya que luego de la notificación de las diligencias preliminares en ese año la empresa empezó a pagar los aportes y contribuciones correspondiente a toda la masa salarial.

«Los trabajadores de Ledesma perdieron muchísima plata. Eso se ve reflejado en las jubilaciones, porque la Anses liquida la jubilación de acuerdo a lo que cotiza el trabajador, sobre los remunerativos. Entonces hubo un perjuicio para los trabajadores que se jubilaron, para el fisco, para la obra social y para el sindicato. Todo para que Ledesma maximice su tasa de ganancia», explicó Giusti.

El abogado aclaró: «Yo no le echo la culpa a Ledesma de que quiera ganar más plata. Acá falla el estado al permitir esto, porque se pactaba en paritarias y el estado lo homologaba. Entonces el estado es corresponsable».

En el año 2013, en Ministerio de Trabajo dictaminó que no se podían fijar ítems no remuneratorios en el salario. El abogado repasó el camino hasta esa instancia: «Al salir de la convertibilidad, en 2002, el presidente Eduardo Duhalde empezó a fijar aumentos no remuneratorios, porque veníamos de una situación de urgencia. Pero era el Estado el que definía qué aumento no era remunerativo. Las partes no lo pueden decidir, porque lo prohíbe la ley de contrato de trabajo y el convenio 95 de la OIT».

«Distinto hubiese sido si el no remunerativo lo hubiese designado el presidente de la Nación o el Congreso, porque la facultad de fijar las normas laborales corresponde al estado nacional. Ni a las provincias ni a los municipios», agregó.

Ledesma y la matriz productiva jujeña

Consultado sobre el peso que tiene la empresa Ledesma en la economía jujeña, Giusti opinó que «está sobredimensionado». En números, representa entre el 5 y el 6 del PBG, «en el mejor de los casos».

No obstante, aclaró, es la empresa más grande y el principal terrateniente de la provincia de Jujuy.

«Me contaba un amigo que la familia Blaquier pasaba los tres meses del verano en Punta del Este, en su yate. Todo eso pagado por los trabajadores del ingenio. Yo no digo que no ganen plata, está bien que haya diversificación productiva, pero que todos tengan una vida digna. Si vos pagás sueldos abajo de la línea de pobreza y te pasás tres meses en un yate, hay algo que no está cerrando», analizó.

Hizo luego un repaso rápido del origen de esas grandes fortunas. «En Argentina la gente no se hizo rica porque inventó algo. Acá hubo un estado que regaló tierras en la época de la colonia y mantuvo ese mecanismo, y se fue trasladando vía hereditaria hasta que vino un inglés, compró el ingenio y después lo fue trasladando vía hereditaria sin pagar impuestos. Porque la dictadura sacó el impuesto a la herencia. Entonces hoy la acumulación de capital en el 95 por ciento de lo casos ya es atribuible a la herencia. Es decir que los ricos de hoy tienen el capital que hicieron sus padres y sus abuelos».

Fuente: El Submarino de Jujuy

Esta nota habla de:

Comentarios

Tucomentario

Nombre

Más de Politica

¿Quiere recibir notificaciones?
Subcribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante