Alerta

Un infectado por COVID desarrolla el "síndrome anal inquieto"

Se trataría de un hombre de 77 años que fue trasladado al hospital con profundas molestias anales tras superar la enfermedad

QPJ Internacionales

Muchas son las secuelas que quedan con el COVID, pero muy pocas veces se había oído hablar del "síndrome anal inquieto". El último caso se ha dado en un hombre de 77 años que, tras superar la enfermedad, tuvo que ser trasladado a un hospital con profundas molestias anales, las cuales los médicos interpretaron como consecuencias directas de haber sido víctima de la pandemia, achacadas al sistema nervioso.

El señor, que fue ingresado en el Hospital Universitario Médico de Tokio después de dar positivo, no necesitó oxígeno durante su estancia y empezó a respirar con normalidad 21 días después. Sin embargo, una de las secuelas que le quedaron fue el dolor anal, que no se vio aliviada ni por la defecación, según ha podido dar a conocer el doctor que le ha tratado, Itaru Nakamura, que además, definió esa dolencia como una afección muy poco común, asociada con el "impulso esencial de moverse", además de a algunos síntomas como el mal descanso, el sedentario y la pérdida del sueño. Al parecer, se trataría de una variante del síndrome de las piernas inquietas, que afecta hasta a una de cada 10 personas.

Al obtener el diagnóstico tras una colonoscopia, el doctor Nakamura descubrió que el paciente tenía hemorroides internas, pero ningún otro daño rectal, llevándole a pensar que era una consecuencia directa del COVID-19 basada en la afección neurológica común que causa un impulso irresistible abrumador de mover las piernas, además de sensaciones desagradables en las extremidades.

Por ahora, el hombre continúa mejorando después de 10 meses con la medicación otorgada.


Comentarios

Tucomentario

Nombre

Más de Internacional

¿Quiere recibir notificaciones?
Subcribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante