Comercios en quiebra

Denuncian que el dinero de los subsidios se van a Bolivia: el dinero que se fuga

Comerciantes afirman que la plata que otorga Nación a los sectores más desfavorecidos se va para el vecino país.

QPJ SOCIEDAD

Una competencia desigual que se convirtió en imposible. La crisis económica junto a la pandemia hizo caer las compras en todos los comercios. Nación jamás entendió esto y siguió cobrando impuestos que ahogaban aun más a los comerciantes. Esto favoreció al sector ilegal que logró consolidarse en zonas de frontera. Por ejemplo, en Orán, muchos empresarios están al borde de la quiebra ya que sus clientes prefieren cruzar a Bolivia.

El titular de la Cámara de Comercio de Orán, Ariel Zablouk, sostuvo ante la prensa que la mayor parte del dinero que entrega el gobierno a modo de subsidio se termina invirtiendo en Bolivia.

Zablouk agregó que sus pares están ahogados por las cargas impositivas y, en mucho casos, en situación de quiebra. Los precios de un comercio legal claramente no pueden competir con un comercio ilegal.

Si bien el paso fronterizo legal de Aguas Blancas - Bermejo está cerrado, muchísimas personas se la rebuscan para cruzar de un lado al otro los caminos ilegales del contrabando. Un viaje bastante sencillo que al parecer sería el preferido de muchas familias para ahorrarse algunos pesos. La economía de guerra es la que está matando a los emprendedores.

"Directamente no se puede competir con los precios de Bermejo, porque en Orán afrontan cargas impositivas muy importante, disparándose así el precio de cada producto. Un claro ejemplo es el rubro textil, lo que deja a los comercios locales prácticamente en la quiebra", expresó el sindicalista a El Tribuno.

El rubro gastronómico es otro de los sectores más castigados por la crisis económica originada a causa de la pandemia y la cuarentena impuesta.

"La única realidad que estamos viviendo en Orán es que el 90% del sector gastronómico está al borde del cierre y, la verdad, es algo inexplicable porque jamás se pudo comprobar que los contagios se den tanto en los bares como en los restaurantes", expresó uno de los comerciantes de ese rubro.

"Muchas familias dependen de la actividad gastronómica y muchos propietarios tiene ya la soga al cuello, cuestión que generará mucha más desocupación si cierran esos locales. Apelamos a que el Estado recapacite y los ayude. Por ejemplo, aquí en Orán un local debe $350 mil de luz del año pasado y va pagando como puede, pero así no puede seguir", sostuvo Zablouk.

Comentarios

Tucomentario

Nombre

Más de Politica

¿Quiere recibir notificaciones?
Suscribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante