Internacional
Conmoción

Murió a los 32 años tras recibir la vacuna de AstraZeneca y su esposa pide ayuda

Solo 10 días después de la primera dosis debió ser trasladado de urgencia a un hospital. Hoy su viuda reclama apoyo.

QPJ Internacionales

Un hombre de 32 años murió después de una reacción poco frecuente de la vacuna de AstraZeneca contra el Covid. Y hoy su esposa reclama por una mayor ayuda para las familias que atraviesan ese duro e inesperado momento.

Stephen Wright fue trasladado de urgencia a un hospital allá por el 26 de enero después de experimentar lo que parecía ser un derrame cerebral. Pero no lo soportó y ese mismo día por la tarde falleció.

Con el tiempo se supo que Stephen, quien había trabajado como psicólogo para el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS), murió como resultado de un coágulo de sangre en su cerebro que se desarrolló luego de que le aplicaran la vacuna de AstraZeneca por el coronavirus.

Muertos tras recibir la vacuna

Stephen Wright es una de las 66 personas en el Reino Unido que murieron a causa del síndrome raro, después de haber recibido una primera dosis de AstraZeneca el 16 de enero, informa Mirror.

Los números muestran que en total fueron aplicadas más de 40 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Charlotte ahora está pidiendo un programa de apoyo para aquellos que perdieron familiares tras la vacuna, una suerte de compensación para quienes quedaron devastados.

En declaraciones a The Independent, la viuda asegura que recién el 19 de abril terminó por aceptar la muerte de Stephen. Justamente un hematólogo le dijo que Stephen era quizá la primera persona en morir en el Reino Unido por una vacuna Covid.

Opina que debería haber una discusión sobre el apoyo clínico, emocional y financiero que se necesita para el pequeño número de familias y personas afectadas por reacciones adversas.

Convulsiones y hemorragias por la vacuna contra el Covid

La viuda descubrió que Stephen había sufrido convulsiones y múltiples hemorragias en su cerebro, mientras que su recuento de plaquetas se estimó en alrededor de 10 mil.

Según los especialistas, un recuento normal es de 150.000, y se considera peligroso operar si presenta debajo de 100 mil,

Después de que Stephen falló en dos pruebas de tronco cerebral, se tomó la decisión de desconectar su soporte vital. "Sé qué tenían que hacerlo y lo entiendo", afirmó.

La muerte de Stephen tardó 10 días en informarse a la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) y la familia afirma que se vieron obligados a "buscar respuestas en la oscuridad".

"Se sabía muy poco sobre las reacciones a las vacunas. Se desatendía a la familia del fallecido, no hay apoyo", sostiene.


Comentarios

Tucomentario

Nombre

Más de Internacional

¿Quiere recibir notificaciones?
Subcribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante