Salud
Conmoción

Murió una enfermera de 34 años que había recibido las dos dosis

María Castelló, que estaba de licencia desde hacía dos meses porque se había fracturado el codo, ya había tenido Covid-19 antes de ser inoculada

QPJ JUJUY

La muerte por COVID-19 de una enfermera de 34 años que había recibido las dos dosis de la vacuna contra el coronavirus conmueve a todos los profesionales de la salud del Hospital Santojanni, donde trabajaba la joven.

María Castelló empezó con síntomas el miércoles pasado y se dirigió a la Unidad Febril de Urgencia (UFU) de ese centro de salud público, donde le practicaron un PCR que dio positivo, de acuerdo confirmaron a Infobae desde el Ministerio de Salud porteño. Presentaba unas líneas de fiebre pero saturaba bien. Le indicaron que permaneciera aislada en su casa y le dijeron que iba a ser monitoreada por teléfono para seguir de cerca su evolución.

Pero un día después su cuadro empeoró y tuvo que ser internada de urgencia al sanatorio Méndez, perteneciente a la Obra Social de Buenos Aires (OSBA). Ese mismo jueves por la tarde fue trasladada a terapia intensiva y horas después falleció. Nada hacía prever ese desenlace: el pasado 4 de abril había recibido la segunda dosis para completar la inmunización y, al poco tiempo, sufrió una fractura de codo que la mantuvo de licencia laboral hasta que contrajo coronavirus.

La enfermera se desempeñaba en el sector COVID-19, ubicado en el segundo piso del Santojanni desde hacía un año. Se había graduado en la Escuela Superior de Enfermería Cecilia Grierson, en 2017, y antes de ingresar a ese hospital había trabajado en instituciones privadas.

Era soltera, no tenía hijos y vivía con sus padres. "Su única preocupación eran ellos porque son grandes y tenía miedo que se contagiaran", contó a Infobae Úrsula, íntima amiga de María, que también trabaja en el Santojanni y cursaron juntas sus estudios.

Úrsula confirmó que María, al igual que la mayoría de las enfermeras, ya había tenido COVID-19 antes de vacunarse. "Fue algo moderado. Tuvo algunas líneas de fiebre y dolores corporales nada más. Se recuperó lo más bien y siguió trabajando hasta finalmente recibió las dos dosis de la vacuna Sputnik", recordó.

De acuerdo a la reconstrucción de los hechos que hicieron sus familiares y amigos, María empezó a sentirse mal el 1° de junio. "Me mandó un mensaje y le recomendé que fuera a hisoparse a la UFU. Lo curioso es que al otro día cuando le dieron el resultado dio negativo", admitió su compañera. Esto contrasta con lo informado por el Ministerio de Salud de la ciudad de Buenos Aires.

FUENTE: INFOBAE

Comentarios

Tucomentario

Nombre

Más de Salud